Motricidad fina y gruesa

Cuando hablamos de psicomotricidad nos referimos a la capacidad de los niños para dominar su cuerpo.

La psicomotricidad es una disciplina que, basándose en una concepción integral del sujeto, se ocupa de la interacción que se establece entre el conocimiento, la emoción, el movimiento y de su mayor validez para el desarrollo de la persona, de su corporeidad, así como de su capacidad para expresarse y relacionarse en el mundo que lo envuelve. Su campo de estudio se basa en el cuerpo como construcción, y no en el organismo en relación a la especie.

Este dominio consiste tanto en acciones que se realizan con la totalidad del cuerpo como caminar o saltar (psicomotricidad gruesa), como las acciones que requieren mayor precisión y para las cuales se precisa una coordinación óculo-manual como coger cosas con las gemas de los dedos, rasgar, picar, .. (psicomotricidad fina)

La psicomotricidad gruesa se refiere a todas aquellas acciones que realizamos con la totalidad del cuerpo como caminar, correr, saltar, girar, … y para las que se requiere el control de nuestro cuerpo en relación a sí mismo y con los objetos y el espacio, así como

la coordinación de las diferentes extremidades del cuerpo manteniendo el equilibrio.

Caminar, correr, saltar, salvar obstáculos…..

La psicomotricidad fina se refiere a todas las actividades o acciones que realizamos específicamente con las manos, y para las cuales debe tener control óculo-manual como son:

  • Escribir, dibujar, pintar,
  • Punzar,
  • Rasgar, cortar,
  • Usar herramientas,
  • Coser,
  • Hilvanar,
  • Coger los cubiertos,
  • Amasar, moldear,

La motricidad fina es fundamental en el desarrollo de las habilidades por lo tanto es importante estimular dicho desarrollo.